Mara Sequeira Cursach

Download vCard

Mara Cursach

Alcobendas, Madrid
Mara Cursach

¿Qué es realmente un imputado?

13 octubre, 2015, by mara_cursach, category Blog

Desde hace un par de años imputado es uno de los términos de moda.  Se utiliza habitualmente como arma arrojadiza (“tiene que dimitir, está imputado”), o como defensiva (“no tiene por qué dimitir, sólo está imputado”). En suma, parece un vocablo maleable, voluble, que puede usarse para confundir y despistar.

imputadoEntonces, ¿qué significa realmente estar imputado? Ejemplificando podemos decir que alguien presenta una denuncia contra alguien. Fulanito contrata un abogado y se querella contra Menganito. La policía investiga un delito, y presenta un atestado en el juzgado de guardia, señalando como autor a Zutanito. Estos tres supuestos suponen la aparición de indicios de criminalidad que apuntan a una persona concreta, como posible autora de un hecho previsto en la Ley como delito. Es decir, se ha generado una duda sobre la honradez de una persona. Ha sido imputado.

El imputado es la persona contra quien se dirige un procedimiento penal. Por tanto, hablar de imputado supone la previa incoación (apertura o inicio) de un procedimiento penal. Normalmente -y con carácter general- frente a una denuncia, la autoridad puede proceder en dos direcciones: archivando la denuncia o abriendo un procedimiento penal. Si la denuncia se archiva (o se desestima sin apertura de otras diligencias de investigación) la persona señalada como responsable será simplemente «el denunciado»; pero si se abre contra ella un procedimiento penal, la misma persona adquiere ya la calidad de imputado.

La consecuencia más inmediata de esta calidad es que el imputado -que puede haber sido detenido o hallarse en libertad- debe ser oído por un juez o tribunal. Se acostumbra a hablar de imputado con más propiedad cuando se produce la citación judicial a declarar. Este acto, es un acto de defensa procesal y la ocasión para que el imputado pueda ejercer sus derechos constitucionales. Si tras oír al imputado y valorar los demás elementos de convicción reunidos en el sumario, el juez advierte la existencia de indicios racionales de participación criminal del imputado en los hechos que se investigan, lo normal es que dicte su procesamiento; es decir, que lo convierta en sujeto «procesado».

Esta declaración está a menudo acompañada de otras medidas cautelares, como la protección de las víctimas, el afianzamiento de la eventual responsabilidad civil y -lo que es más importante- laprision decisión sobre la libertad provisional o la prisión, igualmente provisional, del imputado.

Solo una vez que ha concluido la fase de investigación judicial, es decir, cuando se ha procedido a averiguar los hechos que pueden dar lugar a una responsabilidad penal, se han determinado su naturaleza, las circunstancias, las personas que hayan intervenido, y se ha fijado lo que va a ser el objeto de enjuiciamiento, corresponde hablar de «acusado».

En términos generales, solo se puede hablar de acusado cuando ha concluido el sumario. No hay, por tanto, acusados en la fase de instrucción, así como tampoco hay «imputados» en la fase plenaria o en el juicio oral.

En otros términos, una persona imputada o procesada es una persona que está siendo investigada, mientras que una persona acusada es una persona que ya ha sido investigada y que va a ser o está siendo juzgada.

En resumen, la imputación implica que alguien está siendo investigado, solo eso… y para empeorar las cosas, un imputado, a diferencia de un testigo, puede mentir en su declaración, o para decirlo en modo más suave, no está obligado a declararse culpable.

So, what do you think ?

You must be logged in to post a comment.

A %d blogueros les gusta esto: